Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 20 de octubre de 2013

Curso de oración en el Desierto de las Palmas


Este fin de semana me encuentro dando un cursillo sobre la oración cristiana en el Desierto de las Palmas, cerca de Valencia en España. Lugar de gran belleza paisajística que concentra diversas realidades: paraje natural, convento nuevo y viejo (el de la foto), ermitas, casa de espiritualidad, casa de oración, dos albergues juveniles, panteón de los mártires, museo de arte sacro... Ya hemos hablado de este lugar tan especial en 6 entradas que se pueden consultar aquí.

Hablando de la oración cristiana, precisamente Jesús, en el evangelio de hoy, para transmitirnos la importancia de perseverar en la oración sin desanimarse pone el ejemplo de la viuda que insistía de día y de noche ante un juez para que le hiciera justicia.

Santa Teresa de Jesús, para hablar de la perseverancia en la oración dice cosas tan hermosas como estas: Hemos de orar en todas partes, mas es tanta nuestra flaqueza, que será bien buscar algunos ratos de soledad y llevar concertados los tiempos que dedicamos cada día al señor, y una vez comenzada la oración, no dejarla por cualquier nonada, sino perseverar hasta beber de las aguas de la vida que Nuestro Señor nos promete. Comience, pues, con una determinada determinación, dedicando cada día un poco de su tiempo a estar en presencia del que tanto nos ama. Y no deje la oración jamás, por muchas sequedades, tropiezos y distracciones que el demonio le pusiere delante; que tiempo vendrá en que se lo pague el Señor todo junto. Y, pues nada se aprende sin un poquito de esfuerzo, dé por bien empleado este, que yo le digo que, por un momento que le dé el Señor a gustar su presencia, quedan pagados todos los trabajos que en buscar oración pasare. Ponga los ojos en Cristo y en todo lo que Él ha pasado por amor a nosotros, y todo se le hará poco.

Y hablando del Desierto de las Palmas, pueden consultar la página del monasterio aquí (sin actualizar desde hace mucho, por desgracia), de los amigos del monasterio en este enlace, la página de los conciertos de verano en este otro y más de 200 hermosas fotografías de este lugar tan espectacular aquí.

4 comentarios:

  1. ¡Qué lugar tan especia! No me sorprende nada,P.Eduardo,que por un motivo o por otro,vuele hasta allí.Me han gustado mucho las fotografías.GRACIAS.

    ResponderEliminar
  2. Que bello lugar! Ya nos gustaría estar cerca y poder asistir a un retiro de oración... Desde América

    ResponderEliminar
  3. Aqui se vive mas cerca del cielo Pues el silencio y la naturaleza te ablan de Dios Por eso se hizo estas casas de oracion Los que estamos aqui el Señor nos pedira cuentas si nos hemos acordado de rezar por los que no pueden venir Ana Maria

    ResponderEliminar
  4. Que lugar tan maravilloso, Dios nos conceda vida para un dia poder contemplarlo en persona y olvidarnos de los ruidos y distracciones de las grandes ciudades. Ana Maria eres dichosa de vivir en este pedasito de cielo te mando un abrazo. Carmen A.

    ResponderEliminar