Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 26 de octubre de 2013

El refectorio carmelitano


El refectorio está presidido por una gran cruz, a cuyos lados tradicionalmente se colocaban dos carteles que decían: «Ad mensam sicut ad crucem», el uno, y «Ad crucem sicut ad mensam», el otro. Es decir, que hay que ir «a la mesa como a la Cruz» (con moderación y recogimiento) y «a la Cruz como a la mesa» (con alegría).

Ordinariamente las comidas se toman en silencio, mientras una religiosa lee textos de la Sagrada Escritura o de autores espirituales, para que se alimenten al mismo tiempo el cuerpo y el alma.

Antiguamente era común que una calavera presidiera la mesa principal, como recuerdo de la fugacidad de la vida, el tradicional memento mori.


1 comentario:

  1. Estas hermanas carmelitas viven la realidad de la vida Aunque se coma con grandes mesas y bordados manteles y grandes manjares Todos nacemos igual y todos moriremos igual Para los que han vivido Honrradamente al lado del hermano necesitado
    les espera la gran felicidad y los que solo han vivido para ellos el vacio de este mundo

    ResponderEliminar