Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 25 de octubre de 2013

La cocina carmelitana


Los muebles y los cacharros de la cocina son de materiales humildes: tinajas, cazos, ollas, cazuelas, palas, cucharas y morteros de madera, cobre, barro y esparto, como eran humildes los ingredientes con los que se preparaba el alimento de cada día: cereales, legumbres y verduras, principalmente, a los que se añadían algunas frutas de estación, frutos secos, pescados, huevos y lácteos en las grandes ocasiones. El vino, las aves y la carne se reservaban para las enfermas. Algunos cuencos de barro o cristal servían para conservar aceites y sebos, vinagres, hierbas y especias con las que dar sabor a los guisos, que la austeridad no está reñida con el buen gusto.

2 comentarios:

  1. Señor, te pido en este día que pueda desempeñar lo mejor posible, las cosas pequeñas, sencillas y cotidianas.

    ResponderEliminar
  2. En los pucheros anda el Señor Segura que las hermanas son felices en esta sencillez
    y se aorran disgustos si les se rompe alguno Ana Maria

    ResponderEliminar