Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 28 de octubre de 2013

Predicando en Panamá


Me encuentro predicando en la iglesia de los carmelitas descalzos de Panamá, de la que ya hablé y puse varias fotografías aquí. El sábado tuve una jornada de retiro con jóvenes y ayer celebré algunas misas y confesé en otras, ya que este templo es muy frecuentado y los cuatro carmelitas que lo atienden lo hacen con pasión.

Pienso que no hay ningún lugar en el mundo con una concentración de rascacielos como la ciudad de Panamá. Asombra de día y de noche.


Lo mejor ha sido volver a encontrar a tantas personas estupendas que conocí aquí cuando prediqué un curso sobre la alegría de creer con motivo de la novena del Carmen.

Los carmelitas descalzos de Panamá pertenecen a la provincia de Nuestra Señora de Guadalupe de Centroamérica (aquí su web), a la que también pertenecen los conventos de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.

Tienen una preciosa labor social en el Hogar Monte Carmelo, en el que se ofrece la oportunidad de estudiar a niños desfavorecidos de 12 a 18 años. (Aquí buenas fotos y aquí un articulillo). 

Precisamente con ellos tuve la jornada de retiro del sábado. Todos participaron con mucha atención en la charla, en la misa y en las demás actividades. Son unos chavales estupendos, que saben aprovechar el tiempo y la oportunidad que han recibido para mejorar en la vida y poder tener un futuro digno. Dios los bendiga a todos ellos y a los bienhechores del Hogar.

5 comentarios:

  1. Su inquietud apostólica le lleva a todos los rincones mundo. Que Dios le bendiga.
    Cuanto bien nos hace. Gracias Isabel

    ResponderEliminar
  2. Gracias por darnos a conocer otras presencias del Carmelo en el mundo y las interesantes actividades que realizan los y las carmelitas. Las fotos del Hogar me han encantado. Como dice el artículo del enlace, es un lugar de bendición. Paolo

    ResponderEliminar
  3. ¡Bienaventurados,los que anuncian la buena noticia!.Es un mensaje liberador oírle decir una y
    otra vez que la gran novedad es Jesucristo que nos acoge con su amor misericordioso.
    Que este larga etapa de predicación sea muy fructífera y que lo disfrute como siempre.
    Alguna persona,si fuera más generosa y decidida podría estar ahora ahí. Lo siento por ella.
    Creo, que todos pediremos por esta preciosa misión. Que Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  4. Que Dios le bendiga a usted por esta misión tan hermosa al igual que a todos nuestros hermanos Panameños para que reciban todas las gracias que Dios les manda por medio de usted Padre Eduardo. Un abrazo Carmen A..

    ResponderEliminar
  5. Padre, los que hemos participado en las charlas sobre el Padre Nuestro hemos quedado muy contentos. Solo tenemos tres palabras: GRACIAS, VUELVA PRONTO

    ResponderEliminar